Prezado usuário, este portal não é compatível com o navegador Internet Explorer ou outros navegadores antigos.

Recomenda-se o uso de versões atualizadas dos navegadores Google Chrome, Microsoft Edge ou Mozilla Firefox.

Tribunal de Contas da União

Brasil ha sido elegido miembro de la Junta de Auditores de la ONU

La elección tuvo lugar el viernes, 3 de noviembre, en la sede de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en Nueva York. El Tribunal de Cuentas de la Unión (TCU-Brasil) es la institución encargada de representar al país en la auditoría externa de las finanzas de la organización internacional.
Por Secom TCU
08/11/2023

En la mañana del viernes (3/11), Brasil fue elegido miembro de la Junta de Auditores de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Como Entidad Fiscalizadora Superior (EFS) brasileña, el Tribunal de Cuentas de la Unión (TCU) es el encargado de representar al país a lo largo del mandato.  El Board of Auditors, como se conoce en inglés, realiza auditorías externas de las finanzas, fondos, programas y misiones de paz de la organización internacional y formula recomendaciones para mejorar la gobernanza y la gestión de los recursos.

Desde el anuncio oficial de la candidatura brasileña al puesto de la Junta, en mayo de este año, el gobierno federal se ha articulado para obtener el apoyo de los países miembros de la ONU. En este sentido, el presidente de la República, Luiz Inácio Lula da Silva, envió una carta a todos los representantes permanentes de las Naciones Unidas. El ministro de Relaciones Exteriores, Mauro Vieira, y el diputado federal Cláudio Cajado, representante de Brasil en la Unión Interparlamentaria (UIP), también actuaron en la defensa del país ante la Junta de Auditores.

El presidente del TCU, el ministro Bruno Dantas, el vicepresidente y jefe del Despacho de Asuntos Internos del Tribunal, el ministro Vital do Rêgo, y el representante permanente de Brasil en la ONU, el embajador Sergio Danese, estuvieron presentes durante la elección, realizada en la sede de la ONU, en Nueva York. 

Brasil fue elegido por aclamación para ocupar el puesto que actualmente ocupa Chile, cuyo mandato termina en junio de 2024. Para Dantas, la elección representa un logro para el país.

"Esta victoria fortalece a Brasil en el contexto internacional, y solo fue posible gracias al esfuerzo y liderazgo del presidente Lula y del ministro Mauro Vieira. El país, representado por el Tribunal de Cuentas de la Unión, cuenta con las prerrogativas necesarias para realizar auditorías de manera autónoma, eficiente y con un alto estándar de calidad, con el objetivo de promover la transparencia, la legalidad, la integridad y el debido funcionamiento de las actividades de la ONU", afirmó.

El embajador Sérgio Danese destacó que Brasil busca tener presencia en diversas áreas de actuación de las Naciones Unidas. En su opinión, la elección es un paso para consolidar la internacionalización del TCU y perfeccionar su plantilla y métodos, lo que resultará en beneficios para Brasil en términos de control de las cuentas públicas y mejora de la calidad del gasto público.

"Formar parte de la Junta representa, para nosotros, conocer mejor el funcionamiento de la ONU y sus agencias y, de este modo, tener la capacidad de evaluar y construir nuestras estrategias para la organización.  Además, esto es una prueba de que Brasil es un país que está dispuesto a ayudar, a construir y a facilitar", explicó

El ministro Vital do Rêgo destacó que es un momento de reconocimiento para la Corte de Cuentas brasileña y para la nación brasileña.

"Brasil está al frente de la Organización Internacional de las Entidades Fiscalizadoras Superiores (INTOSAI) por segunda vez y es el único país que repite el cargo de presidente en los 70 años de la institución.  La elección para la Junta de Auditores de la ONU es una demostración del respeto del que es objeto Brasil actualmente en todo el mundo", afirmó el vicepresidente del TCU.

El TCU representa a Brasil en la Junta de Auditores

Como parte de la Junta de Auditores, Brasil desempeñará un papel muy relevante en garantizar que los recursos financiados por más de 190 países miembros se utilicen eficazmente y de acuerdo con las normas y reglamentos.  Como representante de la nación, el TCU trabajará para asegurar la aplicación adecuada de las inversiones en iniciativas globales vitales, como la lucha contra la pobreza, la desigualdad, la crisis climática, las guerras, la inestabilidad política y los obstáculos para el desarrollo sostenible.

El ministro Jorge Oliveira resaltó que auditar los recursos financieros de la ONU y actuar directamente para promover la mejora de la gobernanza y gestión de la organización en el escenario mundial es una oportunidad para el fortalecimiento y el desarrollo del Tribunal.

"La presencia del TCU en la Junta de Auditores de la ONU reafirma la relevancia internacional que ha alcanzado el Tribunal, y la actuación de excelencia que nos ha traído hasta aquí debe ser una marca permanente de nuestra entidad fiscalizadora superior", afirmó.

El ministro Antonio Anastasia recordó que la contribución del gobierno brasileño fue fundamental para que Brasil fuera elegido miembro de la Junta de Auditores.

"La elección permitirá que el TCU incremente su trabajo internacional. Para ello, el apoyo del Ministerio de Relaciones Exteriores ha sido fundamental, por su competencia para articular la candidatura de Brasil", mencionó Anastasia.

Como funciona la Junta de Auditores de la ONU

La Junta se compone de tres auditores generales – o funcionarios con título equivalente – de entidades fiscalizadoras de Estados miembros de la ONU, elegidos por mandatos de seis años. Actualmente, está formado por el contralor general de la República de Chile, Jorge Bermúdez (mandato 2018-2024); el auditor general de la República Popular China, Hou Kai (mandato 2020-2026); y  el primer presidente de la Corte de Cuentas de Francia, Pierre Moscovici (mandato 2022-2028).  La presidencia tiene carácter rotatorio bienal y la ostenta China desde enero de este año.

La Junta lleva a cabo auditorías externas de las cuentas de las organizaciones integrantes del sistema ONU. Es obligatorio emitir un informe anual con opiniones, conclusiones y recomendaciones, proporcionando un diagnóstico de como cada institución gestiona los recursos que la financian. El trabajo verifica, por medio de auditorías financieras y de cumplimiento, la confiabilidad de los datos contables y la regularidad de las transacciones efectuadas por la organización, de conformidad con las leyes y reglamentos aplicables.

La Junta también lleva a cabo auditorías operativas. Estas fiscalizaciones pueden dar lugar a recomendaciones relativas a la eficiencia de los procedimientos financieros, del sistema contable, de los controles financieros internos, y en general, de la gestión de la ONU.

Cada informe anual presenta una opinión sobre los informes financieros, una opinión sobre el cumplimiento del reglamento financiero y un relato de hallazgos y recomendaciones sobre las deficiencias en los controles internos relativos al cumplimiento y al desempeño de las distintas áreas de gestión de cada institución.

Para hacerse una idea de la magnitud del trabajo, en 2022, el volumen de gastos de la ONU fue de aproximadamente 67 mil millones de dólares. De este total, la Junta de Auditores se encarga de auditar alrededor de 40 mil millones de dólares.  Cada institución que integra la junta es responsable de fiscalizar aproximadamente un tercio de esta cantidad.

Estándares de la ONU aplicados a la rutina del TCU

En los últimos meses, el TCU ha conocido y adoptado las normas de auditoría de la ONU. Esto ha permitido mejorar el trabajo interno de la Corte de Cuentas. El uso de normas internacionales de contabilidad y auditoría, la adopción de buenas prácticas internacionales de gobernanza, gestión de riesgos, control interno, gestión financiera y de personal, contrataciones y tecnología son cuestiones que se han incorporado a la rutina del Tribunal.  

Como complemento, los auditores del TCU han estado participando en entrenamientos sobre normas internacionales de contabilidad pública e intercambios en países como Portugal, Chile y Francia, para conocer la vivencia de las entidades fiscalizadoras en las auditorías de organismos internacionales. A lo largo de la experiencia, fue posible confirmar buenas prácticas que ya están en curso, así como identificar oportunidades para implementar el estilo ONU de auditorías integradas

Protagonismo internacional

La elección de Brasil demuestra que tanto el país como el TCU están listos para auditar un órgano esencial en la gobernanza global. La elección también refuerza el protagonismo que la nación ha asumido a nivel mundial en los últimos años.

En 2022, la Corte de Cuentas brasileña asumió la presidencia de la Organización Internacional de Entidades Fiscalizadoras Superiores (INTOSAI). La INTOSAI promueve la mejora de las prácticas de auditoría gubernamental en todo el mundo. La organización está formada por 196 miembros, que son las entidades fiscalizadoras superiores de diferentes países. Brasil estará al frente de la INTOSAI hasta el año 2025 y es el único país que ha presidido la institución en dos ocasiones

 

Acompanhe o TCU pelo Twitter e pelo Facebook. Para reclamações sobre uso irregular de recursos públicos federais, entre em contato com a Ouvidoria do TCU, clique aqui ou ligue para 0800-6442300